Hillary: gracias por darnos esta lección sobre los influencers

Hillary: gracias por darnos esta lección sobre los influencers

Desde hace unos días, Donald Trump es el presidente electo de los Estados Unidos. Francamente, cuesta entender algo así. Muy pocos se esperaban este desenlace en las elecciones norteamericanas. Un candidato machista, racista y xenófobo ha podido con las grandes minorías del país. No entendemos cómo es posible que Hillary Clinton, contando con tanta celebridad a su lado, acabase perdiendo.

Jugando con este tema, me he dado cuenta de algo que llevo pensando desde hace mucho tiempo. A veces lo importante no el tener el respaldo de tanta celebridad. Los influencers a veces están sobrevalorados, o quizás no sean tan efectivos como nos lo imaginábamos. Clinton se ha rodeado de los mayores influencers de su país, y pese a todo, no ha conquistado los representantes necesarios para auparse hasta la Casa Blanca. ¿Es un simple fracaso de marca? ¿Acaso los influencers están de capa caída?

Influencers, celebridades y una visibilidad increíble

A lo largo de las últimas semanas, un sinfín de celebridades han pasado por los mítines de Hillary Clinton. Lebron James, Pharrell Williams, Katie Perry o Bruce Springsteen son algunos nombres que han hecho campaña por la demócrata. Otros han hecho campaña en su favor, o al menos se han posicionado en contra de Trump. Pero toda esta movilización no ha servido para favorecer la imagen de Clinton.

Hillary es una política que no ha conectado con una gran parte de su electorado. No tiene la imagen fresca o el carisma de otros candidatos anteriores de su partido. Los escándalos y esa pátina de mujer seria, algo estirada y poco cercana quizás hayan jugado en su contra. Se ha dado un baño de influencers, pero la reputación, la visibilidad o el gancho de estos no han conseguido que su público se decidiese por la demócrata.

Esto es algo que ocurre con bastante frecuencia con algunas marcas en internet. Pagan a influencers para ganar visibilidad o captar nuevos públicos y en algunas ocasiones, las cosas no funcionan tan bien. Piensan “joder, ¡si éste tiene un millón de suscriptores en Youtube!” y no se dan cuenta del poco  engagement que tiene éste o la poca conexión que hay entre el y la marca o el producto.

Por favor, elijamos bien y sobre todo, tengamos las cosas claras

Como ya he dicho, creo que Clinton no era la mejor opción que tenía el Partido Demócrata. No por curriculum, que es excepcional, sino por la imagen que generaba. Lo mismo puede ocurrirte con tu marca. Si ésta no tiene una buena imagen, o tu producto es débil o de una calidad discutible, toda la visibilidad del mundo no te servirá para vender más, sólo a darte a conocer.

Un influencer no te asegura nada. He visto como youtubers de centenares de miles de seguidores no generaban nada con un producto, más allá de un puñado de visitas a un link. He visto TTs inservibles promocionados por tuiteros que poco o nada tenían que ver con el tipo de producto. He visto a empresas gastarse mucho dinero en acciones con influencers que han servido para poco o nada. No diré que las celebridades no ayudan, porque estaría engañándome. Los influencers pueden resultar muy útiles para dar a conocer una marca. Pero para ello, hay que saber buscarlos, crear una conexión fuerte y creíble con acciones lógicas.

Es mejor crear embajadores de tu marca, basados en personas expertas en la materia, que elegir al primer lameruzo con un millón de seguidores que esté de moda en ese momento. ¿Te acuerdas de aquel capitulo en el que Bart Simpson promocionaba las mamografías? aunque nos parezca una locura, esto ocurre a diario, y sólo porque hay marcas que se dejan un pastizal en captar al influencer de turno. Y mira, si lo que quieres es demostrar que la tienes más larga y gorda, pon el dinero sobre la mesa y haz algo realmente grande.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *