Tus contactos (vacíos) de Linkedin

Tus contactos (vacíos) de Linkedin

Nos encanta tener seguidores. Ser cada vez más populares, tener más followers, suscriptores o amigos en redes sociales. Al menos nos ha gustado durante un tiempo. Pero Linkedin es otra cosa. Allí lo importante no era tener miles y miles de usuarios. De hecho, el concepto seguidor no existe. Se crean contactos, que es lo que realmente buscas en un entorno profesional. Pese a todo, hay perfiles que se jactan de tener miles de contactos. O simples usuarios/as que te envía una petición de conexión sin conocerte ni haber tenido ningún tipo de interacción en el pasado.

Esta gente no ha entendido algo de Linkedin. Si te fijas, desde siempre el contador de contactos de esta red social llegaba hasta los 500. A partir de ahí, nos anunciaba que ese perfil tenía más de 500.  No sé cuál es la respuesta oficial ante esto, pero puedo darte mi opinión. Linkedin busca que formes una auténtica red de contactos de calidad. Esto significa que no tienes que crear una cartera de contactos gigante, sino agrupar a los mejores. Esto es algo de lo que hablé en su día en mi blog personal.

He decidido que no quiero tener una cartera de contactos vacíos, que no conozco y con los que no creo que vaya a hacer negocio de una forma directa. Para ello, voy a empezar una especie de experimento personal. He decidido no aceptar todas las peticiones de contacto sin antes conocerlas. Aceptaré las que vengan por contactos que conozco en persona. De gente con la que he trabajado, he colaborado o que puede o puedo aportarle algo. No voy a ser carne de cañón para esa gente que busca contactos para aumentar su visibilidad o su ego.

Pero mi experimento tiene una segunda parte. He decidido averiguar el porqué de la petición. Voy a escribir a esas personas que quieran ser contactos y preguntarles por qué. ¿Quiénes son? ¿Por qué debería aceptarlos? sin acritud, sin ningún tipo de tono serio o agresivo, sólo informativo. Es posible que alguno se moleste, pero al menos seré ético con mi pensamiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *